Reviews of Catullus: A Textual Reappraisal
Bryn Mawr Clasical Review

Museum Helvetica, 2008, pp233-234
by Georg Luck

Es handelt sich hier um cine wertvolle Sammlung von alien und neuen Vorschlagen zur Verbesserung des Catulltexts mil ausfiihrlichen Begriindungen. Das Buch ist spannend, stellenweise unterhaltsam geschrieben. Es erfordert die konzentrierte Mitarbeit des Lesers, doch die Miihe lohnt sich. Wenn man bedenkt, dass selbst in «konservativen» CatuIIausgaben schatzungsweise 600 bis 700 Konjek-turen in den Text aufgenommen sind, wird man ermessen, wie schlecht die Uberlieferung ist, und staunen, dass es dem Verf. gelungen ist, so viele vernachlassigte Vermutungen zu finden und selber eine ganze Reihe von guten und sehr guten Vorschlagen beizutragen. Seine Kenntnis der alteren und neueren Literatur, sein Sprachgefiihl, seine Vertrautheit rait Palaographie, Prosodie und Metrik und sein kritischer Spiirsinn befahigen ihn zu einer brillanten Leistung, die jedem kiinftigen Herausgeber des Dichters ein Vorbild sein muss...

Mouseion: Journal of the Classical Association of Canada Volume 9, Number 3, 2009
by Craig Maynes

The modern Catullan apparatus criticus is a daunting testament to the editorial problems posed by the unfortunate state of the manuscript tradition and the long history of textual scholarship aimed at its emendation. In Catullus: A Textual Reappraisal, Trappes-Lomax pares that tradition down to its archetype and then applies a bold set of editorial principles to the re-evaluation of its emendation. His reappraisal does not take the form of a new edition per se, but rather of a textual companion to Mynors’ OCT edition. Basing his arguments on the qualitative examination of the text of the archetype and its previous emendations, his goal is to propose improvements to the OCT. This approach has a reinvigorating effect upon Mynors’ excellent and venerable text, as it collates and incorporates relevant scholarship published since Mynors’ edition, and permits a more transparent and more detailed examination than the apparatus criticus alone allows.

One of the frequent drawbacks of the modern apparatus criticus is its submersion of the occasional attractive reading in a requisite sea of ugly manuscript variants and “also-ran” emendations, setting the reader the task of fishing out the odd intriguing textual insight. This is especially true where stemmatic reconstruction indicates a bipartite tradition. This is further exacerbated in the case of Catullus, as the bipartite tradition in question can only produce the horribly corrupt text of the now lost “Verona codex” (V). Trappes-Lomax’s ground-up re-evaluation does not muddy the waters with the insignificant readings and also disentangles the history of editorial emendations, while simultaneously attempting a deconstructive analysis of the corruptions present in V.

The Introduction (1–32) establishes the need for such a reappraisal and lays out the principles followed in its execution. Trappes-Lomax proceeds from the admirably bold assertion that since Catullus was a meticulous and skilled poet, when it comes to accepting variants and proposed emendations, the only criterion of merit is the quality of the final product: si melius est, Catullianum est (1). This criterion is a clear expression of the qualitative judgement required of the textual critic, especially of a corrupt tradition. It is, of course, open to the usual attack of being too dependent on the editor’s whims, and Trappes-Lomax has bravely offered himself up as a larger-than-usual target here. His unyielding single criterion presumes that there is only one perfect way of writing poetry (“if poetry is the best words in the best order, there will be only one correct way of using them,” 2), and that his own idea of poetic perfection was also [End Page 362] Catullus’. The Introduction concludes with a very helpful “schedule of suggestions” which indicates all 535 places where Trappes-Lomax believes that Mynors’ text can be improved, placing Mynors’ reading alongside the “preferred reading” and valiantly attempting to credit each emendation to its rightful originator. Each of these propositions is then examined in detail in the text to follow.

Each passage under consideration is first printed as it appears in Mynors’ OCT. Trappes-Lomax then lays out his reappraisal of the text, taking into consideration significant variants and emendations and reviewing recent scholarship. Each section concludes by reprinting the text as suggested by the reappraisal. The clear and orderly process lacks one feature which would have made matters slightly more convenient for the reader: the apparatus criticus of the OCT. Given the frequency with which the reappraisal discusses manuscript readings, it would have been beneficial to have an apparatus on the page as a reference. Without it, the reader may suffer the admittedly minor inconvenience of shuttling back and forth between Trappes-Lomax’s commentary and Mynors’ apparatus.

Trappes-Lomax’s insistence upon Catullus’ infallible (dare one say “Classical”?) perfection is at the root of many of his arguments. However, in the rigorous application of his largely aesthetic principles of reappraisal, which are founded upon his own understanding of poetic excellence, Trappes-Lomax imposes upon Catullus’ text an aesthetic of perfection which is not always convincingly Catullan. For example, several lines are found wanting due to their apparent repetition of material already presented (e.g., of the verbal engagement of 68B.93–96 with 68A.19–26, “Catullus is too good a poet to have to decorate one poem with second-hand lines lifted from another poem,” 239). To Trappes-Lomax this seems to be inelegant imitation, but to another it might well be refined self-reference. Elsewhere, the poet’s self-conscious repetition of programmatic terminology is condemned as “unnecessary” and deleted, as for example in his repetition of the words lepidum and venustum in poem 36 (103). His controversial definition of Catullan perfection often inclines Trappes-Lomax to suspect the presence of interpolators in lines which to him seem repetitious, incongruous or otherwise sub-standard. The result is the deletion of a full 70 lines from the OCT on grounds ranging widely from general ineptitude to evidence of experimental versification. While some of the arguments are convincing (e.g., the interpolation of 61.92–95, as previously argued by Georg 1996), it is hard to believe, given the overall quality of V, that these multifarious anomalies are all products of interpolation rather than simple corruption. This is perhaps best witnessed by the fact that many of Trappes-Lomax’s deletions result from his observation that the general sense of a line is problematic. This would [End Page 363] seem to me to be more indicative of corruption than interpolation, since most interpolation results from attempted clarification of one form or another.

Nevertheless, even when his arguments are not entirely convincing, Trappes-Lomax serves Catullus well by revitalizing Mynors’ OCT, by posing new questions of the text and by encouraging further debate along new lines. By returning first to the manuscript tradition, he presents clear arguments which are unencumbered by the accumulated weight of centuries of emendation and speculation, but which do take the relevant history of scholarship into account.

Trappes-Lomax’s bold reappraisal is a must-read for any Catullan scholar, and will also be of interest to any textual scholar. The writing is clear and engaging; typographical errors are few and insignificant. An intriguing, if somewhat incidental, feature of this work is that Trappes-Lomax’s text makes Catullus look and sound his age. The Republican orthography which has been effaced by a manuscript tradition well versed in Augustan forms has been revived. This highlights the disservice done to Catullus’ composition by the homogenizing tendencies of the tradition, and also makes a surprising aesthetic difference for those familiar only with the OCT: quoi dono lepidum novom libellum is equivalent to qui dono lepidum novum libellum in sense, but not to the senses.

References: Georg, B. 1996. “Catullus 61. 90–6,” CQ 46: 302–304

Review: Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos 2009, 29, núm. 2 221-237

By Dàniel Kiss


Es bien conocido que las poesías de Catulo han sobrevivido a lo largo de la Edad media en un manuscrito único, que fue llevado a la ciudad de Verona en torno al año 1300 y que estaba lleno de errores. Los esfuerzos para corregirlos comenzaron casi en seguida, conocieron su edad de oro en el Renacimiento y su edad de plata en el si- glo XIX, y continúan todavía – o mejor dicho, tendrían que continuar: en realidad la crítica textual de Catulo del siglo pasado ha sido bastante conservadora. Sus resulta- dos más importantes se han conseguido en el estudio de los tres códices que son los testimonios más importantes de aquel código veronés ya perdido: en 1958 apareció la edición de mynors, la primera basada en ellos de manera sistemática, y su testi-Monio sobre estos manuscritos fue corregido ulteriormente por las ediciones de thomson de 1978 y de 1997. En cuanto a la crítica conjetural de Catulo, fue generalmente descuidada en el siglo XX, salvo algunas honrosas excepciones.
De modo que viene muy a propósito este libro, en que John m. trappes-Lomax propone una larga serie de cambios a la edición de mynors. Su libro consta de un prefacio general (pp.1-20), un resumen de las propuestas (pp.21-32) y una discusión detallada de las mismas en forma de un comentario textual (pp.33-301), que se cierra con una bibliografía extensa (pp.303-315). La escala de los cambios es impresionante: en el resumen se catalogan 535, pero propuestas de carácter ortográfico se aplican aún en más pasajes. La mayoría de sus propuestas son conjeturas de otros filólogos, de las cuales unas han sido olvidadas desde hace mucho, otras han sido citadas a veces en ediciones recientes, pero no han sido aceptadas, y un tercer grupo de ellas ha sido propuesto o escrito en una u otra de las ediciones aparecidas después de la de mynors (Hay que añadir que el reciclaje de conjeturas anteriores es necesario en el caso de un escritor que ha sido tan estudiado como Catulo. La inclusión de conjeturas que han sido hechas o aceptadas recientemente es de todo punto inevitable, si se utiliza dicha edición, tan conocida, como base para un comentario textual). además, presenta un centenar de conjeturas suyas, y en algunas docenas de casos defiende una lección transmitida en los manuscritos principales. De modo que llega a reconsiderar el texto de Catulo casi verso por verso, palabra por palabra.
Aunque trappes-Lomax utiliza todos los instrumentos de la crítica textual, sus propuestas son en conjunto muy intervencionistas. La filosofía que hay detrás de su intervencionismo se aclara en el prefacio, donde trappes-Lomax da cuenta de las condiciones en que han sido transmitidas las obras de este poeta elegantísimo, y saca la conclusión de que hacen falta remedios drásticos. El texto está muy corrupto; hay que corregirlo; pero ¿cómo podemos saber cuándo hay que hacerlo, y de qué manera? Su respuesta es un criterio lapidario: si melius est, Catullianum est (p.1). En esta máxima melius indica no tanto una mejora gramatical, cuanto una mejora estética. «the number of Latin words is finite; if poetry is the best words in the best order, there will be only one correct way of using them. The task of the textual critic (of poetry in particular) is to find that one correct way» (p.2). Este enfoque parece inspirado por las ideas sobre la crítica textual de Propercio de George P. Goold y margaret Hubbard, quienes argumentaron que el texto del elegíaco estaba tan corrupto que requería medidas extremas.
Creo que la metodología propuesta por trappes-Lomax es demasiado sencilla.
Por supuesto, una enmienda buena tiene que mejorar el texto, tiene que ser melius y no peius, pero no todas las mejoras estéticas son admisibles como enmiendas. Si añadiéramos otros poemas buenos al corpus catuliano o suprimiéramos de él algunos malos, quizás podríamos obtener un texto más bello, pero no más próximo al escrito por el poeta. La calidad estética (y la gramatical) es un criterio necesario para que una conjetura sea buena, pero no es suficiente en sí mismo. Hacen falta otros criterios: tiene que estar claro o por lo menos tiene que ser posible que el pasaje esté corrupto; y tiene que ser creíble que nuestra reconstrucción del texto (es decir, nuestra conjetura) haya sido el resultado en el texto transmitido de un iter corruptionis creíble. Además es peligroso basar nuestra reconstrucción de un texto, que tendría que ser lo más objetiva posible, en nuestras opiniones estéticas, que pueden ser muy subjetivas. Y aunque estemos convencidos de que un pasaje es objetivamente feo o desagradable, ¿cómo podemos saber incluso que no lo ha escrito el poeta en cuestión? Ya observó el autor del tratado antiguo Sobre el sublime que a veces las obras de muchos poetas y escritores grandes son de una calidad muy inconsistente: autores como Ésquilo o Demóstenes son capaces de volar muy alto, pero también de caer muy bajo. Así pues, si queremos borrar un pasaje catuliano porque nos parece pésimo, tenemos que preguntarnos si no podría haberlo escrito el poeta, cuando estaba de mal humor, o cuando le dolía la cabeza, o si no es que el pasaje refleja simplemente un defecto artístico o un modo de composición peculiar de este autor. Quizás hay casos extremos en los que una intervención en el texto se puede justificar con un juicio estético; pero generalmente son mucho más fiables los juicios gramaticales, porque las leyes de la gramática son casi totalmente fijas, al contrario de lo que sucede con las de la estética. Estas observaciones mías no son, claro está, en modo alguno innovadoras, sino que reflejan la práctica de la mayoría de los críticos textuales.
Aunque trappes-Lomax no ha aplicado de manera consecuente esta metodología, ella ha ejercido, sin embargo, una influencia profunda sobre sus propuestas para cambiar el texto. Eso se ve antes de todo en la larga lista de versos que quiere eliminar, ya sea porque le parecen superfluos, ya porque han sido utilizados por Catulo en otro sitio, ya porque contienen una corruptela que parece incorregible (pp.10-12).
Aquí podríamos discutir en general si la superfluidad constituye un defecto estético.
En cuanto a la repetición, es un rasgo típico de la obra de Catulo, que describe de manera muy parecida los besos de Lesbia (en cc.5 y 7) y los de Juvencio (en c.48); que repite un verso que le ha salido bien para identificar el mismo blanco en otra poesía (41.4 y 43.5, no tocados por trappes-Lomax); y que utiliza su llanto por el hermano muerto dos veces y media (68a.22-24 son iguales a 68b.94-96, mientras 68a.20, 68b.92 y 101.6 son muy parecidos: trappes-Lomax quiere eliminar 68b.93-96).Podríamos añadir muchos otros ejemplos. Por último, el filólogo inglés quiere omitir también una serie de pasajes que contienen corruptelas aparentemente incorregibles, sugiriendo que si no ha sido posible mejorarlos en seiscientos años, ello ha sido porque se trata de versos no genuinos. Pero la crítica textual tiene sus límites: muchas veces resulta imposible corregir una corruptela donde se han cambiado demasiadas palabras, o donde el texto transmitido ya no se parece en nada al texto original. Las poesías de Catulo llegaron al fin de la Edad media en una condición pésima, y contienen varias corruptelas de esta gravedad. En resumen, no me convence casi ninguna de las propuestas de trappes-Lomax para omitir un pasaje. Una excepción es la omisión de 61.92-95, que contradice a otras partes del carmen, donde sigue una propuesta de Bernhard Georg de 1996. Estoy en dudas sobre otra omisión, la de 64.89-90, versos que parecen realmente catulianos, pero que quizás hayan sido trasladados aquí desde otro sitio.
Una parte de las conjeturas propuestas por trappes-Lomax son igual de audaces que las anteriores; otras son menos atrevidas; y muchas son absolutamente convincentes. Doy una lista de unas cuantas de estas últimas para mostrar los resultados que se pueden obtener con unos pequeños cambios. Al texto de mynors sigue la corrección, con el nombre de su autor o fuente original.


2.5 desiderio meo nitenti – mei Heyworth
4.14-16 tibi haec fuisse et esse cognitissima / ait phaselus: ultima ex origine / tuo stetisse dicit in cacumine … – phaselus ultima ex origine: / tuo stetisse … Klotz 6.9-10 puluinusque peraeque et hic et ille / attritus – hic et illic en los codices recentiores (se revela por una almohada totalmente gastada, y no por unas gastadas igualmente, que Flavio tiene pareja)
11.3 litus ut longe resonante Eoa / tunditur unda – resonans aquiles Estacio
11.7 siue quae septemgeminus colorat / aequora Nilus – qua en los codices re-
centiores
34.22-24 sancta nomine, Romulique, / antique ut solita es, bona / sospites ope gentem – aquí trappes-Lomax rechaza la conjetura Ancique de Escalígero, acepta Romulamque de Fowler, y propone antehac: yo preferiría Romulique / Ancique, y quizás escribiría bonam
37.8 me una ducentos irrumare sessores – unum Pleitner
42.4 nostra pugillaria – uestra en el arquétipo (Catulo está hablando a sus poemas)
42.9 ridentem catuli ore Gallicani – ringentem trappes-Lomax (se non è vero,
è ben trovato)
50.18-19 precesque nostras / oramus, caue despuas, ocelle – respuas Trappes-Lomax
55.2 demonstres, ubi sint tuae tenebrae – latebrae Palladius
61.5, 40, 50, 60 o Hymen Hymenaee – Hymen o Hymenaee Graevius (esto está más próximo al texto de los manuscritos)
62.17 quare nunc animos saltem conuertite uestros – tandem trappes-Lomax
63.82 mugienti fremitu – rugienti trappes-Lomax (¡se trata de un león!)
64.52 namque fluentisono prospectans litore Diae – namque e fluctisono maehly
64.175-176 nec malus hic celans dulci crudelia forma / consilia – haec O (así ya thomson: malus hic ‘este hombre malo’ sería ingenuo) 64.276 sic tum uestibuli linquentes regia tecta – sic tempestiui trappes-Lomax 64.372 quare agite optatos animi coniungite amores – auidi (por animi) Nisbet 65.7f. Tellus / ereptum nostris obterit ex oculis – obtegit en los codices recentiores
96.4 olim missas flemus amicitias – amissas en los codices recentiores
113.4 fecundum semen adulterio – adulteriost trappes-Lomax


Trappes-Lomax no descuida tampoco las cuestiones mínimas de la ortografía:Propone que se reconstruyan las grafías tardorrepublicanas quoi y quoius en vez de cui y cuius, quom en vez de la conjunción cum (la preposición se escribía siempre cum), -uos después de una vocal (nouos) en vez de -uus (nouus), -ss- intervocálico (caussa) en vez de -s- (causa), y loedere en vez de ludere (pp.19-20). Quiere re-construir formas con prodelisión como tempust (pp.8-9) y, más controvertidamente, formas con eclipsis de la s final (pp.6-8). No se trata de bagatelas despreciables: muchas corruptelas han sido provocadas precisamente por características insólitas como una grafía arcaica. Todavía trappes-Lomax renuncia a una reconstrucción completa de la ortografía que fue usada por Catulo. En este punto yo sería aún más radical que él y preferiría reconstruir la grafía original en su totalidad, o por lo menos en la medida en que fuera posible2
.
En suma, este libro hace una contribución muy importante a la crítica textual de Catulo. Su autor elige una metodología demasiado radical, que se refleja en una parte de sus propuestas, pero no se trata de una rigidez doctrinaria: de vez en cuando defiende incluso el texto transmitido. Muchas de sus propuestas son convincentes; sólo hay que elegir. Además, el libro se distingue por su exhaustividad al tratar el texto de Catulo, su uso de fuentes bibliográficas arcanas, y su formato dialógico. Se ofrecen argumentos claros para cada propuesta, y trappes-Lomax pide al lector sólo que las considere imparcialmente (p.6). Es de esperar que haya muchos otros filólogos que continúen este diálogo.

1 G.P. Goold, «Noctes Propertianae», Harvard Studies in Classical Philology 71 (1966) 59-106; Margaret
Hubbard, Propertius, London 1974, en pp.1-6.